La Historia de Carmex®

Todo comenzó con una gran idea y una ética laboral aun mejor. La historia de Carmex® nos enorgullece y representa una tradición que cada uno de nosotros lucha por transmitir. Explore nuestra historia.


El comienzo

Alfred, como muchas personas, sufría de herpes labiales. A diferencia de muchas personas, tenía un espíritu emprendedor y un don para la química culinaria.

Alfred decidió resolver esta dolorosa afección por sí mismo y preparó un remedio para su herpes labial. En 1937, comenzó a fabricar Carmex® a mano y colocaba el bálsamo labial medicinal en los frascos familiares de su cocina.

Su método de venta era visitar las farmacias una por una. Si no les interesaba, les daba una docena de frascos gratis, junto con una tarjeta para realizar un nuevo pedido. En poco tiempo, las farmacias vendieron las muestras gratis y los formularios de nuevos pedidos comenzaron a llegar.


Década del 30

Alfred Woelbing perdió su trabajo como comprador de una tienda de Milwaukee y comenzó a producir Lyptone, un producto de protección labial para el que, finalmente, vendió los derechos por $ 2,500, una gran suma dinero en esos días. En 1937, Alfred Woelbing inventó Carmex® y lo incorporó a Carma Laboratories, Inc. Desde entonces, el cuidado labial no ha sido lo mismo.


La década del 40

Alfred vendía el Bálsamo Labial Clásico Carmex® desde el baúl de su auto, mientras su popularidad crecía de boca en boca.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el Tío Sam necesitaba toda la lanolina para que el ejército pudiera lubricar el equipo e impedir la oxidación, lo que limitó las posibilidades de producción del Bálsamo Labial Clásico Carmex®, ya que la lanolina es un ingrediente clave.

Después de la guerra, Alfred continuó con la producción del Bálsamo Labial Clásico Carmex® desde su hogar, con una pava y una placa caliente, mientras vertía la mezcla a mano en los frascos de vidrio.


La década del 50

Las recomendaciones positivas de boca en boca ayudaron al crecimiento de la popularidad del Bálsamo Labial Clásico Carmex® y las demandas de producción rápidamente sobrepasaron las capacidades del hogar de Woelbing. En 1957, Carmex® se trasladó de la casa de Woelbing a Wauwatosa, Wisconsin, un suburbio al oeste de Milwaukee.


La década del 60

Carmex® continuó creciendo y agregó presupuesto para publicidad: $10 al año para colocar la placa de vanidad “CARMEX” sobre el auto familiar.


La década del 70

Alfred, ahora de más de 70 años, se retiró de las ventas telefónicas, pero continuó desempeñando un rol importante en Carma Laboratories, Inc.

En 1973, su hijo Don se unió al negocio y estableció una línea de producción. Tres años más tarde, Carma Laboratories, Inc. superó las instalaciones de Wauwatosa, Wisconsin, y se trasladó a Franklin, otro suburbio de Milwaukee. La fábrica aún permanece allí.


La década del 80

En 1988, el Bálsamo Labial Clásico Carmex® se lanzó en formato de tubo compresible, lo que marcó el primer cambio de empaquetado significativo de la empresa.


La década del 90

Desde 1999, los farmacéuticos han elegido a Carmex® como la marca recomendada número uno de bálsamo labial de venta libre, año tras año, según una encuesta realizada por la revista Pharmacy Times.

Nuestro aplicador Click Stick con FPS 15 se lanzó al público en 1999.


El nuevo milenio

El año 2001 marcó el fin de una era con el fallecimiento de Alfred. Trabajaba ocho horas diarias a sus 90 y tantos años y conducía más de 40 millas para llegar a la fábrica.

Un año más tarde, nuestros productos se lanzaron en los 50 estados, así como en toda América del Norte, Australia, Europa y Asia. 

Los nuevos productos de esta década incluyeron los sabores de bálsamos labiales Cereza y Fresa (seleccionados mediante una votación por Internet).

Un nuevo centro de distribución abrió sus puertas en 2004, lo que aseguró que nuestras líneas de bálsamos labiales siempre llegaran al lugar correcto en el momento adecuado.

En 2006, Carma Laboratories, Inc. contrató a su primer equipo ejecutivo, lo que dio nueva vida a una empresa de 70 años de antigüedad e inauguró una era de mayor distribución y ampliación de la oferta de productos.

En 2008, una aparición en Oprah puso a los Woelbing y a toda la familia Carmex ® en el centro de atención y difundió con orgullo la noticia de que Carmex® había vendido más de mil millones de frascos.

En 2009, el presidente de la empresa, Don Woelbing, falleció. Carma Laboratories, Inc. continuó su legado familiar, dirigido por los nietos de Alfred, Paul y Eric Woelbing.


La década del 2010

En 2012, el gobernador de Wisconsin marcó nuestro año más significativo al declarar un día por el 75° aniversario en nuestro estado natal.

En 2014, parecía que la empresa regresaba al punto de partida cuando introdujimos un producto que volvió a tratar el problema original: Alfred había creado la empresa para solucionar el herpes labial. El Tratamiento para Herpes Labiales Carmex® rápidamente se convirtió en uno de los productos de mayor crecimiento en su categoría e incluso fue elegido el Producto del Año por votación en 2015.*

Más recientemente, Carmex® reveló dos nuevas líneas de productos. Bálsamo Labial Carmex Comfort Care™, fabricado con ingredientes naturales y Bálsamo Labial Carmex Daily Care™, fabricado en una variedad de sabores deliciosos.

Estos lanzamientos también introdujeron una nueva apariencia para Carmex®. Colocamos un toque de diseño moderno en nuestros emblemáticos empaquetados y en el logotipo, sin alejarnos de nuestras raíces. Por lo que aún reconocerá el producto Carmex® que conoce y quiere.

*(Categoría Especialidad de Tratamiento para la Piel) en una encuesta a 40,000 personas realizada por TNS.